Dr. Fernando Rodríguez

Cirujano Oncólogo

"Nuestros especialistas han realizado muchas cirugías con éxito para que nuestros pacientes vuelvan a la vida normal".

PROSTATIS

La prostatitis es un proceso inflamatorio en la glándula prostática.

Un pronunciado trastorno de la circulación en la zona pélvica es el azote de los hombres modernos. Está causada por un estilo de vida sedentario. La prostatitis también puede estar causada por infecciones de transmisión sexual.

La enfermedad puede presentarse en formas agudas y crónicas. El curso de la prostatitis crónica es ondulado, con períodos de exacerbación seguidos de remisiones más o menos largas (períodos de silencio), durante los cuales la enfermedad no se manifiesta. Las complicaciones más comunes de la prostatitis son la inflamación de las vesículas seminales y la inflamación de los testículos y sus apéndices, lo que conduce a la infertilidad masculina.

Síntomas de la prostatitis

Lo más frecuente es que la prostatitis se desarrolle de forma crónica y siga sin presentar síntomas. Se producen dolores periódicos en el perineo y molestias al orinar. Puede haber una ligera secreción de la uretra. Puede tener problemas para conseguir una erección.

El curso agudo de la prostatitis se acompaña de fiebre, con una temperatura de hasta 38-39 grados. Hay una micción rápida y dolorosa, malestar y dolor en la ingle, el perineo.

Diagnóstico de la prostatitis

Si se sospecha de una afección crónica, se realiza un cultivo de la secreción prostática. El procedimiento se realiza a través del recto. El médico presiona la próstata con el dedo y así obtiene una descarga de un líquido opalescente, la secreción. Su análisis muestra el título, es decir, la cantidad de infección y la sensibilidad a los antibióticos, y ayuda a seleccionar el antibiótico correcto.

La ecografía transrectal (TRUS) evalúa la estructura de la próstata y la circulación sanguínea en la próstata, que siempre se ve afectada por la inflamación. El examen se realiza con una sonda especial a través del recto. También ayuda a diagnosticar una inflamación aguda y a descartar un absceso pustuloso de la próstata.

Tratamiento de la prostatitis

Si se detecta un absceso, está indicada la cirugía de urgencia: su drenaje. Si no hay absceso, se lleva a cabo una terapia antibacteriana, antiinflamatoria y de infusión adecuada. La técnica de tratamiento integrado correctamente elegida le permite deshacerse por completo de la prostatitis y de sus desagradables manifestaciones. 

This site was created with Mobirise site themes